Cuando faltan cronopios

Crónicas de ciertos amigos que llegué a conocer


jueves
  Investigación 3-28-5-5 .
Antes de seguir con la novela, el autor se ha tomado unos días de descanso y distracción. Algo le dice que se está metiendo en un problema narrativo. Ya no entiende muy bien cuál es el curso de su novela, pero entiende que ya no hay vuelta atrás. Los personajes, todavía no muy consolidados, comienzan a exponer sus más profundos temores, y la novela negra que había comenzado es ya una novela psicológica donde el detective es sólo un espectador, un sentido espectador.

El autor se desespera, se escandaliza, pero no puede contener una novela que se está volviendo francamente pornográfica. A Javier, nuestro cantinero y tercer testigo, habría que decírselo clarito para que lo repitiera a los comensales: esta novela no es ni será pornográfica. Lo que pasa es que ella me lo había contado con todo detalle. La Señorita Terteinkan, Elsa, como me pedía que le llamara, me lo había contado detenidamente, con tanto detalle que mi celo profesional de detective tuvo que acallar mis despiadados celos de hombre, de enternecido enamorado. Le parecía importante que lo supiera, le parecía fundamental para la investigación, aunque yo lo encontraba más bien morboso, salpicado quizá de diván, de terapia, de complicidad. Ella, aplastando los pechos contra la pared, con la boca de lado, asomándose apenas para verle los ojos, ella sintió cómo con un pie la abría, le subía la rodilla por los muslos, le retenía las muñecas con una mano, una mano inmensa, gigante, de la que no podría salvarse nunca. Con una mano el caballero inglés le atenazaba los brazos, se los ponía entre su cuerpo y la pared, con esa mano le jugaba el sexo, con las yemas de los dedos le acariciaba, por encima de la falda y del calzón, el sexo. Con esa mano le jalaba la cadera, le obligaba a sentir, a levantar las nalgas y sentirlo. Elsa tenía en su cuello y en los hombros, otra mano invasora que le apretaba el lóbulo de la oreja, que la empujaba contra la pared, que le obligaba a sentir la escalofriante temperatura del mosaico veneciano. Fue entonces cuando Elsa supo que el caballero inglés no se iba contentar con morderle el cuello y tenerla de puntitas contra la pared. Lo podía sentir entre sus nalgas, y cuando supo que la mano del cuello se estiraba para alcanzar el pantalón y liberar el incontenible deseo inglés, cuando sintió que le arrancaba las bragas, Elsa le dijo suavecito, como queriendo no ofenderlo: “No me hagas el amor por el culo, no tú. Hazlo escurriéndote sobre mí, aprisionando con tu deseo mis espasmos, pero no me penetres, déjame sólo mudarme de piel contra vos.” El no hizo caso. No estaba más ahí, había partido dejando a su cuerpo y a su deseo, a su incontenible deseo. No le hizo caso y la penetró con una verga inmensa. Así mo lo contó Elsa, la muy cabrona. Yo escuchaba viendo por la ventana y mordiendo la pipa, más que fumándola. El inglés la penetró fuerte. Primero la vagina y, luego, sin mediar un gesto de advertencia, una caricia que facilitara la penetración, le abrió el culo, taladrándose sin piedad, sin preocupación, sin saber muy bien lo que hacía. Elsa soltó sus primeras lágrimas de dolor. Elsa contuvo sus gemidos. Elsa terminó llorando, bañada en lágrimas de placer. Después, sintió en un culo húmedo las últimas embestidas de Mr. Atkinson. Dos, tres suaves empujones, uno más, empujones entrecortados con súbitos temblores. Elsa se sintió acompañada cuando sintió relajado el cuerpo del hombre que la había sodomizado, sintió ternura en ese suspiro, en ese vaho que invadió su oído, sintió que un infante, casi un bebé, colocaba la cabeza en su nuca, sintió en su hombro un rostro que descansaba, un rostro sin caretas, sin falsas sonrisas, sin la ironía inglés de los negocios, sin esa altivez. Se sintió acompañada por un frágil señor inglés, un señor sin máscaras. Él la dejó caer suavemente, colocándola como gato persa en el descanso del sillón. Se guardo en el pantalón una verga mucho más pequeña, mucho más blanda de la que a Elsa todavía sentía dentro. Mr. Atkinson regresó a la reunión de negocios que tenía con el señor Terteinkan en el cuarto contiguo. Elsa Terteinkan no dijo más. Se quedó un rato más jugando con mi encendedor, se vistió, guardo mi encendedor en su bolso y cerró la puerta sin hacer ruido, mientras el escritor se quedó pensando, fumando su pipa, sin saber muy bien qué es lo que sentía ese pequeño y sentimental investigador privado. 
Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home


























Cuando faltan cronopios...






famas rules

























Mejor otra cosa:








Ejército Zapatista
de Liberación Nacional




Propuestas
¡Oye!


Huye de la olla


Encontronazos
Ernesto Manuel Espinosa
Carlos de la Sierra
Jeronimo Arteaga
Urraca Parlanchina
Alicia Andares
Carlos Oliva
Kantzil
Alets
Recuerdo que los leí
Comadre Maruja
Eslavos del sur
Asakhira
Pasticcio
Dieguez
Alma

Correspondiendo el gesto
Desde las sombras...
Almocreve das petas
Manzanas podridas
Al sur del sur
Ras Roger
Maga
Srita

guelos@hotmail.com
This page is powered by Blogger. Isn't yours?


ARCHIVES
05/2003 - 06/2003 / 06/2003 - 07/2003 / 07/2003 - 08/2003 / 08/2003 - 09/2003 / 09/2003 - 10/2003 / 10/2003 - 11/2003 / 11/2003 - 12/2003 / 12/2003 - 01/2004 / 01/2004 - 02/2004 / 02/2004 - 03/2004 / 03/2004 - 04/2004 / 04/2004 - 05/2004 / 05/2004 - 06/2004 / 06/2004 - 07/2004 / 07/2004 - 08/2004 / 08/2004 - 09/2004 / 09/2004 - 10/2004 / 10/2004 - 11/2004 / 11/2004 - 12/2004 / 05/2005 - 06/2005 / 10/2005 - 11/2005 / 11/2005 - 12/2005 / 12/2005 - 01/2006 / 01/2006 - 02/2006 / 02/2006 - 03/2006 / 03/2006 - 04/2006 / 07/2006 - 08/2006 / 08/2006 - 09/2006 / 09/2006 - 10/2006 / 10/2006 - 11/2006 / 11/2006 - 12/2006 / 12/2006 - 01/2007 / 01/2007 - 02/2007 / 02/2007 - 03/2007 / 03/2007 - 04/2007 / 04/2007 - 05/2007 / 05/2007 - 06/2007 / 06/2007 - 07/2007 / 07/2007 - 08/2007 / 08/2007 - 09/2007 / 10/2007 - 11/2007 / 11/2007 - 12/2007 / 12/2007 - 01/2008 / 01/2008 - 02/2008 / 02/2008 - 03/2008 / 03/2008 - 04/2008 / 04/2008 - 05/2008 / 05/2008 - 06/2008 / 06/2008 - 07/2008 / 07/2008 - 08/2008 / 08/2008 - 09/2008 / 09/2008 - 10/2008 / 10/2008 - 11/2008 / 11/2008 - 12/2008 / 12/2008 - 01/2009 / 01/2009 - 02/2009 / 02/2009 - 03/2009 / 03/2009 - 04/2009 / 04/2009 - 05/2009 / 05/2009 - 06/2009 / 07/2009 - 08/2009 / 08/2009 - 09/2009 / 09/2009 - 10/2009 / 10/2009 - 11/2009 / 11/2009 - 12/2009 / 02/2010 - 03/2010 / 03/2010 - 04/2010 / 04/2010 - 05/2010 / 08/2010 - 09/2010 / 01/2011 - 02/2011 / 03/2011 - 04/2011 /





Powered by Blogger








eXTReMe Tracker